noscript

Internacional

Soldados israelíes mataron sin razón a un menor palestino de once años

Soldados israelíes mataron sin razón a un menor palestino de once años

Fuerzas israelíes han matado a tiros un menor de once años en Cisjordania ocupada, al disparar “sin razón” contra el coche en que viajaba el niño palestino.

Según la organización pro derechos humanos israelí B'Tselem, el ataque ocurrió el miércoles pasado en la aldea de Beit Umar, en el sur de Cisjordania, cuando los militares israelíes “abrieron fuego” de manera “injustificada” contra el vehículo.

A través de un comunicado, la ONG ha hecho públicas las grabaciones de dos cámaras que registraron parte de los disparos de los soldados israelíes contra el automóvil palestino que tenía a bordo a Mohamed al-Alami y su padre, entre otros pasajeros. El menor murió por un disparo que recibió en el pecho.

Al respecto, el ejército israelí ha alegado que sus efectivos dispararon “contra las ruedas del coche” después de realizar unos disparos de advertencia para que el vehículo se detuviera por considerar que podría tener relación con el hallazgo de un bebé muerto en la zona.

Ante el anuncio del ejército israelí de que abrirá una investigación sobre lo ocurrido, B'Tselem asegura que “es solo un medio para silenciar las críticas” y “blanquear el incidente”, e insiste en que ninguno de los pasajeros del vehículo suponía un riesgo ni para los soldados ni para ninguna otra persona.

“Este atroz asesinato de un niño de 11 años demuestra, una vez más, cuán bajo es el valor de la vida de los palestinos a los ojos de los soldados, sus comandantes y los políticos, responsables de la política letal de fuego abierto” del ejército del régimen israelí, ha censurado.

La denuncia de la ONG israelí se ha producido después de que otro joven palestino de 20 años perdiera la vida por disparos de los soldados israelíes en enfrentamientos que surgieron el jueves en el funeral de Al-Alami Beit Umar.

Esto mientras dos días antes, las fuerzas israelíes asesinaron a sangre fría a un hombre de 41 años en la aldea de Beita cuando volvía a la aldea tras acabar su jornada laboral como fontanero. Los militares del régimen ocupante justificaron su crimen diciendo que el hombre se les acercaba “rápidamente y con una barra de metal”.

 

| 04/08/2021