noscript

Seleccionados

Soldados estadounidenses se niegan a volver a la base de Ain al Assad

Soldados estadounidenses se niegan a volver a la base de Ain al Assad

El atronador ataque balístico iraní contra la base estadounidense de Ain al Assad, que se destacó tanto por ser de alta precisión, causó un verdadero terremoto dentro del Pentágono.

“Irán ya ganó su guerra en Iraq contra EEUU… Esta guerra de Iraq duró solo doce días… y habrá consagrado una nueva realidad geopolítica: el intervencionismo estadounidense en Oriente Medio, cada vez más privado de relevos locales, está perdiendo fuerza ante una potencia iraní que ha hundido sus raíces en Iraq… El Pentágono afirmó que restablecería la disuasión con Irán liquidando al líder de las Fuerzas Especiales de los Guardianes de la Revolución, Qasem Soleimani, pero Soleimani resulta, como insiste la propaganda iraní, “más peligroso muerto que vivo”, señaló el diario Le Monde.

Según Avia.pro, un sitio cercano al Ministerio de Defensa ruso, los soldados estadounidenses se niegan a regresar a Ain al Asad porque ya no es segura: “La base aérea ha sido casi completamente destruida por el ataque de los misiles balísticos iraníes y no tiene un sistema de defensa. Incluso los búnkers donde los militares estadounidenses se refugiaron en la noche del ataque no están en condiciones, ya que los misiles iraníes han causado graves grietas y destrucción allí. Todavía no hay personal militar en la base y los soldados estadounidenses se niegan a regresar a un campo que no está protegido contra ataques de misiles”.

El sitio ruso afirma que estas informaciones provienen directamente de las fuentes militares y civiles iraquíes, mientras que el Pentágono, visiblemente sacudido por el golpe, se niega a comentar.

Avia. Pro agrega: “No hay comentarios oficiales del Departamento de Defensa de EEUU con respecto a la negativa de los soldados de EEUU a regresar a las bases en Iraq. Sin embargo, los testimonios de los soldados que estuvieron presentes en Ain al Asad comenzaron a divulgarse el día del ataque y demuestran que los soldados estadounidenses y otros países de la OTAN, aterrorizados, ya no quieren repetir la experiencia.

Citando la declaración de un soldado estadounidense a la CNN, el sitio señala: “La intensidad de una de las explosiones destrozó una pared de 4 toneladas. Nuestros dormitorios están todos jodidos. Fue diferente a cualquier otra guerra. Es una sensación total de impotencia: no se puede hacer nada. Se realiza un ataque y estamos esperando el próximo”, dijo un soldado estadounidense a la CNN.

 

| 15/01/2020

roberto

Se asustaron chicos.......